¿Crisis de valores o valores en crisis?

Estamos viviendo uno de los momentos más críticos y difíciles como país, más allá de la situación social, política y económica que para nadie es un secreto, se ha tornado tensa en los últimos años, existe una crisis que ha provocado todas las anteriores y es la crisis de los valores espirituales, éticos, morales y cívicos esta situación se debe a la poca voluntad que hemos tenido para practicar y modelar principios debidamente en el seno familiar creando así la descomposición moral que está a la vista de todos.

Pregunto ¿Será que los valores pasan de moda? ¿Será que ellos servían solo para las generaciones que nos antecedieron? O ¿será que nos importan poco o nada vivirlos? Cada uno de nosotros tenemos conciencia del bien y del mal, por lo tanto, cuando hacemos algo que es correcto nos produce satisfacción, pero cuando no es así crea en nosotros un sentimiento de culpa y en oportunidades hasta de vergüenza. Claro está cuando una persona se acostumbra a desarrollar un estilo de vida apegado a la maldad a la violencia y a cometer atrocidades, llega un momento en que pierde toda sensibilidad y respeto por la vida humana, convirtiéndose en un individuo de alta peligrosidad para la sociedad y que lamentablemente abundan en las calles de todo el mundo y con mucha preocupación en Venezuela.

Podemos definir los valores como un conjunto de principios, creencias y actitudes que rigen el comportamiento de un individuo en la sociedad donde se desenvuelve, dicho comportamiento dependerá de lo que considere valioso e importante para ponerlo en práctica. Es importante señalar que los valores son estudiados por una ciencia de nombre  “axiología” que está ligada de una manera estrecha con la ética, y ambas se relacionan para el estudio de la moral del hombre. Cuando se quiere dar conceptos, acerca de este tema generalmente algunos filósofos y estudiosos no logran ser lo suficientemente claros al respecto, algunos han expresado que los valores son subjetivos otros dicen que son de índole practico y vivencial otros han llegado a considerar la idea, que dependen de los patrones de pensamientos de cada quien.

 En fin, todos necesitamos practicarlos, enseñarlos y modelarlos para la construcción de una mejor sociedad que reclama con urgencia a individuos altamente capaces de conducirse con un gran código ético.

¡Bendiciones!

Pastor Agumar Alseco

Fraternidad Cristiana Maranata